Visor
x

Historia

El proceso histórico de México se puede dividir en seis etapas

Época prehispánica

En este periodo surgen las grandes civilizaciones mesoamericanas, destacándose la Maya que se asentó alrededor del año 300 a. C. en el sureste Mexicano donde se localiza la península de Yucatán. Otra cultura que sobre sale es la de los Aztecas, hábiles en el arte de la guerra, y fundadores, en 1325, de la Gran Tenochtitlán, (hoy ciudad de México).

Durante un periodo que abarca del siglo III a.C. al XIV d.C., también se desarrollaron culturas como la Olmeca, la Zapoteca, la Mixteca, Purépecha, entre otras, y de las cuales todavía hoy se pueden admirar impresionantes restos arqueológicos como es el caso de Teotihuacan y el Templo Mayor en el centro de México, Uxmal, Chichen Itzá y Palenque en la zona maya, o bien Monte Albán y Mitla en territorio oaxaqueño.

La Colonia

En 1521, la capital azteca fue conquistada por los españoles, con lo que se dio inicio a la llamada época Colonial o Virreinato, periodo que se extendió por tres siglos. Ante la fragilidad de la conquista militar, se dio paso a la llamada evangelización, proceso a través del cual se buscaba implantar la fe católica en todos los pobladores indígenas, y con ello garantizar su fidelidad al reino español. Además, se construyeron edificios de gobierno, palacios, acueductos, plazas y catedrales, todos ellos bajo la influencia de estilos Europeos (Plateresco, Barroco, Churrigueresco y Neoclásico). En el año de 1554

se instituyó la Real y Pontificia Universidad de México, primera institución de educación superior en América.

Esta preocupación cultural trajo consigo la introducción de la imprenta y la formación de destacados humanistas, así como el arribo de muchos intelectuales y artistas europeos.

Todo este conjunto de inquietudes y confluencia de visiones artísticas, culturales, filosóficas y religiosas permitieron que la llamada Nueva España edificara bellas ciudades como Puebla, Oaxaca, Zacatecas, Guanajuato, San Miguel de Allende, Guadalajara, Morelia, Taxco y San Luis Potosí, entre otras.

La Independencia

En el siglo XIX, la nueva colonia española se sumerge en un intenso movimiento intelectual alimentado por los ideólogos de la Revolución Francesa, lo que propicia que la elite criolla cuestione su identidad y su papel ante la Corona Española. Este ambiente efervescente, aunado a una serie de crisis económicas

y sociales darían pie a un levantamiento armado convocado por Miguel Hidalgo y Costilla el 16 de septiembre de 1810, y que fue conocido como el “grito de Dolores”.

Los historiadores señalan que con este evento se da inicio al movimiento de independencia y con ello se logra abolir la esclavitud. Después de once años de conflicto, en 1821 tras la firma del Plan de Iguala, se consuma la independencia del país.

Finalmente, este movimiento libera a las colonias americanas del control Español, lo que da inicio a un nuevo país, y con ello a la definición de una identidad que al paso del tiempo se consolida en lo que hoy es México.

La Guerra de Reforma

La gran arena en la que se conformaría México como nación fue el siglo XIX. Después de consumada la independencia la tarea no fue fácil, pues seguían siendo evidentes las desigualdades sociales y económicas.

En este periodo, el país se divide en dos bandos políticos: liberales y conservadores, y a pesar de que la Constitución de 1857 liquidó algunos aspectos del orden colonial, no era posible que el país transitara hacia la modernidad.

Estos conflictos dieron pie a la llamada Guerra de Reforma en la que liberales y conservadores sostuvieron una intensa lucha por la defensa de sus posiciones. Los primeros, a favor de la constitucionalidad y los segundos apoyados en la proclamación del Plan de Tacubaya que otorgaba poderes ilimitados al presidente, no lograron dirimir sus diferencias y el país se sume en la guerra civil. La guerra trae como consecuencia el establecimiento de dos gobiernos paralelos provocando que los diferentes estados del país tomaran posición a favor de uno u otro gobernante.

Finalmente, triunfan los liberales encabezados por Benito Juárez, quien da paso a las llamadas Leyes de Reforma en las que se establece la separación de la iglesia y del estado.

Este periodo concluiría con la aprobación de la suspensión de la deuda externa y la consecuente intervención francesa en territorio mexicano.

La Revolución Mexicana

En 1910, inicia la Revolución Mexicana, movimiento que tenía como finalidad derrocar al gobierno del General Porfirio Díaz que llevaba en el poder 33 años. El movimiento tuvo un gran impacto a nivel mundial sobre todo en los sectores obrero, agrario y anarquista debido a que la Constitución, emanada de este movimiento; reconoció por primera vez los derechos laborales y las garantías sociales de los trabajadores.

Francisco I. Madero, candidato a la presidencia de México, llamó a la insurrección general, logrando que el pueblo se levantara en armas en la capital el 20 de noviembre. De manera inmediata se unieron al movimiento estados como Chihuahua, Puebla, Coahuila, Durango, Baja California, Morelos, entre otros, con lo que se propició la salida del país del dictador Porfirio Díaz. Dentro de los personajes revolucionarios destacaron en el norte Francisco Villa, y en el sur Emiliano Zapata. Después de varios años de lucha, triunfó el movimiento revolucionario logrando cierta estabilidad política y dando paso a la modernización e industrialización del país.

Época actual

Después del triunfo de la Revolución, México fue gobernado por militares, hasta que en los años 40´s el poder pasó a manos civiles con el gobierno de Miguel Alemán, y a partir de este momento se inició el tránsito del país hacia la industrialización.

A finales de los años 60, México se vio inmerso en diversas crisis sociales, particularmente el movimiento estudiantil del 68, momento en el que los jóvenes confrontaron al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. Fue durante este mismo año que el país fue sede de los Juegos Olímpicos.

Durante la década de los 80 se inicia el periodo llamado desarrollo estabilizador, a lo largo del cual México no logra librarse de las crisis económicas.

Durante el periodo denominado como Neoliberalismo, y que fue encabezado por los presidentes de la Madrid, Salinas y Zedillo, se firmaron acuerdos comerciales internacionales como el Tratado de Libre Comercio con América del Norte, pero el país se vio sumergido en una devaluación permanente de

su moneda.

Para el año 2000 el PRI, partido que gobernó por 71 años, fue derrotado por el Partido Acción Nacional. A pesar de los drásticos cambios políticos, México ha hecho acuerdos económicos de relevancia internacional y se vislumbra como una potencia turística debido a sus innumerables atractivos para el esparcimiento de sus visitantes.

En la actualidad, el Presidente de la República es el Lic. Felipe Calderón Hinojosa.